River vapuleó a Racing en Avellaneda

0
19

El equipo que conduce Marcelo Gallardo se floreó ante la Academia. Fue 6 a 1 con goles de Borré, en dos oportunidades, Suarez, fernandez, De la Cruz y Scocco. Solari había abierto el marcador para Racing.

De los muchos memorables partidos que tiene el ciclo de Marcelo Gallardo, el que se jugó en Avellaneda tranquilamente puede ubicarse entre los 3 mejores. Más: nadie podría enojarse si alguien lo postula como el mejor. Porque fue una máquina de fútbol River y pasó por encima a Racing en su cancha, ahí donde hacía 18 juegos que no perdía. Fue una goleada histórica 6-1, con goles hermosos y jugadas de alta calidad, bellas, disfrutables. Fue, además, tan aplastante la superioridad, que los hinchas académicos no supieron si silbar para reprobar o aplaudir para reconocer la diferencia.

Suele decirse que ante grandes equipos los errores se pagan caros. Puede que sea una frase de ocasión, pero para Racing fue realidad pura y dura. Porque River regaló una ráfaga de fútbol y goles y en 3 minutos le dio vuelta el resultado. Fue una maravilla ver correr a River de contra, por la precisión de los pases, por los desmarques a los espacios vacíos y por las definiciones. Ante un rival duro y de visitante, River demostró en el primer tiempo porqué es uno de los mejores equipos de América.

Había arrancado bien la noche para Racing, más allá de que ahí River se plantó mejor en el inicio. Pero Gonzalo Montiel cometió un error, Alexis Soto robó y Augusto Solari convirtió un golazo. Iban apenas 3 minutos. Se armaba otro partido.

Y ese otro juego que se armaba tendría como protagonista a River y como contragolpeador a Racing. Y así fue. Pero el destino suele ser caprichoso: los tres goles de River fueron de contra. A los 35 y a los 36 pegó River. Y también a los 37: De La Cruz agarró nuevamente mal parado al medio académico, tocó para Suárez y el cordobés definió cruzado. Golazo.

El segundo tiempo terminó a los 3 minutos, cuando Sigali le pegó un patadón a Suárez y se fue expulsado. 3-1 y con un hombre menos. Intentó Coudet en el entretiempo con los ingresos de Montoya y Marcelo Díaz, pero la roja dejó sin efectos los cambios. Lo que le restaba al partido era observar cuántos goles haría River. Hizo 6. Pudieron ser más.

Nacho Fernández marcó de penal luego de una falta que Pillud le hizo al zurdo. El ingresado Pratto le sirvió el gol a De La Cruz.

El sexto merece un párrafo aparte, por el golazo y por el protagonista. Necesitaba Scocco un mimo como el de anoche. Volvió a jugar después de 5 meses y regaló un golazo de cabeza que se festejó con fuerza en el banco de River. También adentro. Todos querían el gol de Nacho.

River fue una maquina. Hizo 6, pero pudieron ser mas. Recien sobre el final del partido, reguló y gardó piernas ára el partido del jueves contra Cerro Porteño por los cuartos de final de la Copa Libertadores de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here