River se consagró campeón de la Copa Argentina 2019 tras golear por 3-0 a Central Córdoba de Santiago del Estero en la final que se jugó en el estadio Malvinas Argentinas de la provincia de Mendoza. Es la tercera vez que el Millonario se consagra en este certamen (ya lo había hecho en 2016 y 2017, también con Marcelo Gallardo como entrenador) y este título le permite clasificar de manera directa a la Fase de Grupos de la Copa Libertadores 2020.

En los primeros minutos, River intentó hacerse dueño del juego. Como de costumbre, los dirigidos por Marcelo Gallardo buscaban llegar tocando hasta el área rival, pero les faltaba precisión y profundidad en los últimos metros. Del otro lado, Central Córdoba salió a jugar con gran intensidad y exhibió un gran despliegue físico que logró cortar los circuitos del rival.

El Millonario se acercó primero, con una jugada entre Nacho Fernández y Exequiel Palacios, quien metió una pelota por lo bajo para Rafael Santos Borré. El colombiano marcó la diagonal y fue a buscar en el área, pero la pelota se le fue larga después del control. En la respuesta, Gervasio Núñez sacó un tremendo zurdazo de media distancia que obligó a Franco Armani a lucirse con una gran volada para mandar el envío al córner.

El partido no tenía un dominador nato y las chances comenzaban a cumularse en la áreas. Scocco pateó al arco y, luego de un rebote en un defensor, la pelota le quedó en el borde del área a Palacios, quien remató por arriba del travesaño. Armani se convirtió en el héroe de River una vez más, cuando tapó un mano a mano ante Jonathan Herrera.

Sobre los 26’ llegó la gran polémica: Herrera se llevó la pelota ante una salida en falso de Pinola y se metió en el área. Primero, enganchó ante Lucas Martínez Quarta y el defensor pasó de largo Después, hizo lo propio ante Pinola, quien dejó la pierna levantada a la altura del muslo del de Central Córdoba. El delantero cayó y todos en El Ferroviario pidieron penal, pero el árbitro Facundo Tello consideró que no hubo falta del jugador Millonario y dejó seguir el juego.

River logró la ventaja cuatro minutos después. Nacho Scocco quedó mano a mano, pero el arquero tapó su intento. Sin embargo, el rebote que dio Diego “El Ruso” Rodríguez cayó nuevamente en los pies del ex Newell’s, que en su segundo intento no falló y marcó el 1-0. Fue un premio a la persistencia para el atacante, quien regresó a la titularidad a raíz de la lesión que marginó a Matías Suárez de este encuentro.

A pesar de que su dominio no era pleno y de que el conjunto de Gustavo Coleoni le generó algún que otro sobresalto, el Millonario supo apelar a sus individualidades para ampliar la cuenta y ganar en tranquilidad. Nacho Scocco y Nacho Fernández, sobre todo, fueron los artífices de un triunfo que se consolidó en el complemento. A los 14’, ambos fueron protagonistas de una magnífica jugada -con doble pared incluida- que terminó en el 2-0 en los pies del ex Gimnasia La Plata.

Esa acción abrió los caminos para un River que pronto consumó la goleada. Tras una gran combinación colectiva, Nacho Fernández se metió en el área a pura habilidad y mandó el centro por lo bajo para el juvenil Julián Álvarez (que unos minutos atrás había reemplazado a Rafael Santos Borré) empuje la pelota al fondo de la red.

En el final, Gallardo aprovechó para darse algunos lujos: primero, mandó a la cancha a Leonardo Ponzio, a quien Enzo Pérez le dejó la cinta de capitán al salir, y luego dispuso la salida de Exequiel Palacios (lo reemplazó Lucas Pratto), en el que seguramente fue el último partido del mediocampista con la camiseta del Millonario ya que en los próximos días será vendido al Bayer Leverkusen de Alemania.

 

Fuente: Infobae.

 

 

Facebook Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here