Según confirmaron desde el Banco Central, los empleados de las empresas que reciban el programa estatal de ayuda para pagar salarios (ATP) no podrán comprar su cupo mensual de US$200. 

La razón es que el aporte del Estado para “completar” el salario de esa persona se considera ayuda social, por lo tanto, ese empleado quedaría alcanzado por la comunicación “A” 7105, que lo excluye del mercado único y libre de cambios (MULC). Lo mismo sucede con beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y Asignación Universal por Hijo.

Consultados por este medio, voceros de la autoridad monetaria señalaron que, por ahora, todas las personas que hayan recibido una parte del salario por parte del Estado quedan excluidas del MULC. En este caso, entonces, los excluidos serán 2,8 millones de personas.

Cabe aclarar que esta no es la única traba para acceder al MULC: desde el 15 de septiembre también están excluidos todos los beneficiarios de planes sociales, las personas que no tengan ingresos declarados o que sean cotitulares de cuentas bancarias, quienes tengan planes de financiación en cuotas de créditos personales, prendarios e hipotecarios y quienes hayan refinanciado algún saldo de la tarjeta de crédito a 12 meses. Según las primeras proyecciones, tales restricciones reducirían la demanda potencial de 4 millones de compradores (el pico registrado en julio y agosto) a un millón.

A mediados de septiembre, el Central ajustó el cepo cambiario y excluyó a los beneficiarios de planes sociales de la compra del cupo de US$200 mensuales. La comunicación “A” 7105 dispuso que no pueden adquirir moneda extranjera quienes perciben planes caracterizados como de ayuda social, por ejemplo, la Asignación Universal por Hijo (AUH).

La semana pasada, además, el Central dispuso un 35% de retención a cuenta de Ganancias o Bienes Personales que se suma al 30% de impuesto PAIS al momento de comprar dólar “ahorro”. Esta semana, con el debut de la compra de divisas por home banking, el valor de ese tipo de cambio ya superaba los $132.

Asimismo, y por las nuevas restricciones, los gastos en dólares pagados con tarjeta de débito o crédito, que antes no interferían con el cupo, ahora son descontados de ese monto, por lo que al momento de adquirir dólares, una persona que haya realizado gastos de este tipo se encontrará con que podrá comprar menos cantidad. Además, si por esas compras se exceden los US$200, son descontados del cupo de los meses siguientes.

En julio pasado, 3,9 millones de personas hicieron uso de su cupo de US$200, y en agosto, fueron casi 4 millones. Con estas limitaciones, se espera que, con la renovación de la compra en los primeros días de octubre, el número caiga sustancialmente.

Fuente: La nación

Facebook Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here