A las ciudadanas y ciudadanos del Chaco nos importa mucho la Defensoría del Pueblo

0
75

El 4 de noviembre es la fecha esperada. Ya se pospuso varias veces la definición.

Desde que a mitad de 2020 se inició el proceso de selección de candidatos a la Defensoría del
Pueblo del Chaco se presentaron más de 40 postulantes, la gran mayoría de ellos, gente muy
valiosa con trayectorias, adhesiones y avales que los respaldan para proponerse. Sumando todas
las adhesiones a todos los candidatos, veremos que son miles, con lo cual resulta relativa esa
versión que dice que “los vecinos no saben qué es el Defensor del Pueblo”. Y la respuesta se
impone: los ciudadanos del Chaco si saben qué es la Defensoría del Pueblo y para qué les puede
servir. Si no lo saben, lo intuyen y lo averiguan. El problema no es el conocimiento, el problema
es la práctica. El problema es que hasta ahora, no se ha visto una Defensoría con una Agenda y
Participación ciudadana, asumiendo, dando seguimiento y resolviendo los conflictos reales que se
presentan en la vida de nuestro pueblo.

Venimos transitando un 2020 muy difícil. Al dolor por la pérdida de hermanas y hermanos,
víctimas del Covid-19, se suman los cambios profundísimos en la vida cotidiana que nos vemos
obligados a hacer para sobrevivir: las formas de saludarnos, las distancias físicas, los lugares y
formas de reunión. Todo cambió y con sabores amargos. Es hora de otros cambios más
esperanzadores.

El colectivo humano que acompaña la postulación del Dr. Julio Cesar García como Defensor del
Pueblo de la provincia del Chaco somos un conjunto muy diverso de profesionales, militantes,
desempleados, trabajadores, campesinos, indígenas, organizaciones, agrupaciones, jóvenes,
mujeres, adultos mayores, discapacitados, usuarios, consumidores, que conocemos en el cuero
propio o cercano, lo que es la vulneración de derechos y la necesidad que tenemos de un funcionario

dispuesto a escucharnos y a intentar mediar a nuestro favor.
El compromiso, la responsabilidad y la capacidad de gestión que ha demostrado el Dr. Julio García,
lo hacen el candidato ideal para construir una Defensoría del Pueblo efectiva, donde se escuchen
todas las voces, sin distinciones de ningún tipo y donde los conflictos sean abordados y seguidos
hasta su resolución.

Queda en manos de los legisladores esta definición, que esperamos sea madurada en relación a
su representatividad. Las y los diputados tendrán que responderle definitivamente al soberano, a
las personas de a pie, priorizando sus expectativas, la ética colectiva sobre intereses pequeños,
parciales, calculadores, la razón democrática fundada en la idoneidad, la experticia, el mérito y
profesionalismo sobre la elección irrazonable e impúdica, priorizando el bienestar general y los
intereses populares.

Es importante destacar que al día de la fecha contamos con mas 850 adhesiones, entre personas e instituciones que acompañan la postulación del Dr. García, convencidos de quien se trata y a quien están acompañando.

Facebook Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here